diumenge, 18 de maig de 2014

PRINCIPIO ÉTICO DE DIGNIDAD

El respeto es el valor base sobre el que el resto de principios éticos van a tener sentido. Del adjetivo latino 'digno, valioso, nace una palabra esencial en la ética: DIGNIDAD. 
Cuando inculcamos el sentido de la ciudadanía a los estudiantes buscamos que sean conscientes de los problemas de la sociedad. Queremos que crezcan con los valores éticos que conducen a ser mejores. Pero para enseñárselos, partimos de un valor básico, único esencial, el RESPETO a los iguales y los grupos de estos. Sin respeto probablemente no habrían valores, ni ética. 
Las capacidades que tenemos las personas de pensamiento; de distinguir entre el bien y el mal castigando a quien hace el mal y premiando a quien hace el bien; de proponernos objetivos, metas finalidades y cumplirlos, tener expectativas, deseos y ser capacer de argumentar justificaciones morales, nos hace dignos de respeto. El docente trata con personas, no con máquinas. Personas pequeñas, en proceso de crecimiento que necesitan ser guiados por aquellos con más experiencia. Por ello, los alumnos merecen respeto. És aquí donde aparece el principio de la dignidad. Kant consideraba que a las personas no se las puede tratar como moneda de cambio, pues no tiene precio, sino dignidad.
Las personas y los grupos humanos son dignos de respeto por todo lo nombrado anteriormente. Se les considera "interlocutores válidos" y con autonomía en su día a día.
Muchas veces los docentes caen en el error de tratar a los alumnos como seres débiles, sin autonomía y esto hace que cren que su única función es obedecer y complacer al profesor. Aunque quizás lo hagan con respeto, no con toda la dignidad que estos merecen. Devís y Samaniego consideran que para superar esta situación, todos aquellos implicados en el proceso de la educación deberían tomar un papel más activo, quedando el profesor cómo colaborador y facilitador de recursos, y el alumno recibirlo todo y "crear" su propia educación. Debemos tener en cuenta que aunque tienen la capacidad de autodeterminación, estos pueden tener dudas al definir sus problemas, pues se encuentran con muchos aspectos ya definidos por la sociedad. Lo más importante quizás es ser capacer de equilibrar la responsabilidad del `profesor y la del alumnado para evitar fututos problemas. 
El profesor debe buscar favorecer la comprensión del valor de las actuaciones en determinadas situaciones mediante el razonamiento y la argumentación sobre una serie de principios éticos: utilidad, justicia, capacitación y responsabilidad.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada